2018 MWC y los problemas de la sobrerregulación

2018 MWC y los problemas de la sobrerregulación

Los líderes de telecomunicaciones que asistieron al 2018 Mobile World Congress en Barcelona -España- advirtieron que demasiada regulación en la industria está minando la capacidad de los operadores para invertir en redes futuras. En esta oportunidad Peter Foyo comparte un análisis sobre este polémico tema, el cual proviene de Kagan, un grupo de investigación dentro de S&P Global Market Intelligence.

El análisis de Kagan fue tomado del sitio web spglobal.com. La publicación del texto original data del 7 de marzo de 2018.

LG
Image courtesy LG전자 | Flickr

 

Demasiada regulación en contravía con el progreso de los operadores Telcos

En un discurso pronunciado el 27 de febrero, el CEO de Vodafone Group Plc, Vittorio Colao, señaló que el mercado europeo tiene una tendencia a la sobrerregulación. También instó a los reguladores a abrir más espectro para los operadores.

“El espectro ha sido demasiado costoso. Necesitamos hacer que el espectro sea asequible para incentivar la inversión”, dijo Vittorio Colao a los delegados en Barcelona.

Aunque algunas partes de Europa cuentan con algunos de los precios más accesibles del mundo para los consumidores, los empresarios dicen que la disminución de los ingresos en lo que sigue siendo un mercado altamente intensivo en capital ha dificultado financiar proyectos de infraestructura costosos y desarrollar redes 5G.

La investigación publicada el año pasado por el gigante de las comunicaciones sueco Ericsson AB sugirió que Europa occidental ya estaba rezagada respecto de sus pares mundiales en la carrera 5G. Para el año 2022, la compañía proyecta que sólo el 5 por ciento de las suscripciones móviles en Europa serán 5G, en comparación con el 25 por ciento en América del Norte.

“La realidad de los gobiernos en 2018 es que ejercen un creciente control de la infraestructura de telecomunicaciones”, dijo John Strand, CEO de la consultora de telecomunicaciones Strand Consult, en el marco del evento.

Describiendo los niveles actuales de regulación como uno de los “mayores desafíos” de la industria, Strand estuvo de acuerdo en que los reguladores habían impactado negativamente la inversión en Europa, ampliando la brecha de financiamiento entre la región y otros mercados.

Hace una década, los gigantes europeos Telefónica SA, Deutsche Telekom AG, Telecom Italia SpA, BT Group y Orange SA, anteriormente conocida como France Telecom, figuraban entre las 10 empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo, según los registros de Forbes Global 2000. El año pasado, sin embargo, sólo tres hicieron parte de la lista. Por el contrario, el número de operadores asiáticos en el top 10 creció de dos a cinco durante el mismo período.

 

Mega-fusiones

city

A medida que las empresas de telecomunicaciones europeas lidian con los reguladores, gran parte de las críticas se han centrado en su enfoque de endurecimiento hacia  las mega fusiones industriales.

Sunil Bharti Mittal, fundador y presidente de Bharti Enterprises y presidente de GSMA, el organismo de la industria detrás del Mobile World Congress, dijo en una conferencia de prensa que la consolidación de la industria todavía enfrenta demasiada resistencia.

A pesar de más de una década de fusiones y adquisiciones, todavía hay más de 120 grandes operadores móviles que se estima que están en Europa, atendiendo a una población de 741,4 millones, en comparación con sólo tres operadores en China, atendiendo un mercado poblado por 1.380 millones de personas.

Pero aunque la consolidación móvil en el mercado podría resolver un problema nacional, niveles monumentales de fragmentación en los 28 Estados miembros de la UE seguirían robando a las empresas europeas de telecomunicaciones de la escala que disfrutan sus pares estadounidenses como AT&T Inc. y Verizon Communications Inc.

Mientras tanto, el operador chino China Mobile Ltd. domina su mercado interno con 885,56 millones de suscripciones, más que toda la población de Europa y con una participación del 62,7 por ciento del mercado chino, según la investigación de S&P Global Market Intelligence.

“Europa necesita sentirse cómoda con una reducción de jugadores (…) estamos gastando demasiado construyendo redes paralelas de subescalas”, subrayó Mittal, argumentando que varias transacciones previamente bloqueadas en la región merecían ser revisadas.

Los observadores han argumentado durante mucho tiempo que la consolidación móvil en Gran Bretaña, por ejemplo, ayudaría a rivales más pequeños a enfrentar la amenaza planteada por BT, cuya adquisición del operador EE por 12.500 millones de libras se completó en 2016, otorgándole un alcance significativamente mayor que sus pares en términos de presencia de red y espectro.

El acuerdo creó un gigante de la industria con el 32,5 por ciento de participación en el mercado de banda ancha, el 43,3 por ciento del mercado de las líneas fijas y el 45 por ciento de todo el espectro móvil utilizable en Gran Bretaña, según las cifras de Ofcom publicadas en febrero de 2018.

Los reguladores de Europa, sin embargo, sostienen que pasar de cuatro a tres operadores en el Reino Unido conduciría a precios más altos para los consumidores y reduciría el incentivo para impulsar las velocidades de red. Como resultado, bloquearon una fusión propuesta de 10,25 mil millones de libras de Three con O2 de propiedad de Telefónica en 2016.

A pesar de las recomendaciones de los reguladores, Bengt Nordström, CEO de la consultora de industria móvil Northstream, dijo que tener dos o tres operadores sería la ruta más “sostenible”. “A los reguladores les gustaría tener cuatro jugadores en cada mercado, pero esto es un poco contra-intuitivo”, dijo Nordström en una entrevista. “Cuando tienes un desequilibrio en cualquier mercado entre el número uno y el número cuatro, entonces el único beneficiario en un mercado de cuatro jugadores es el jugador número uno”, continuó, y concluyó que “esto va en contra de lo que los reguladores desean lograr”.